UNA “COACHEADITA” POR FAVOR

En ocasiones, al entrevistarme con algunos clientes que están por vivir la experiencia de un proceso de Coaching, observo que llegan a este espacio un tanto temerosos y sin confianza, esto debido a la forma en que les comunican la razón por la cual están invitados al proceso de aprendizaje, bueno, esto, si les fue comunicado.

También me ha sucedido que al conversar con algún ejecutivo interesado en que uno de sus colaboradores o persona dentro de la organización lleve un proceso de Coaching, me diga: “- Estoy interesado en que le des una “Coacheadita” a uno de mis colaboradores, ya que no está alcanzado los objetivos planteados para el área a su cargo”. En otros momentos, me han dicho: “Queremos que el ejecutivo encargado de una unidad de negocios de casi 1000 personas reciba un proceso de Coaching, ya que no ha podido alcanzar lo que se la ha propuesto, le hemos dado varias oportunidades y creemos que con este tipo de herramienta, tal vez, ahora sí lo logre.”

Pero déjenme les digo que para que el Coaching tenga éxito es necesario que todas las partes involucradas; Coach, Coachee/cliente y patrocinador, comprendan con exactitud qué es el Coaching, qué puede y qué no puede lograr, las características que debe cumplir el candidato y el Coach, y sobre todo, el tiempo que se requiere para llevarlo a cabo.

¿Coacheadita?

El Coaching ejecutivo, que es el que se recomienda para los ejemplos arriba descritos, es aquel que se centra en el desarrollo del liderazgo individual y ayuda a las personas a descubrirse por medio del autoconocimiento. Lo fundamental es crear conciencia y responsabilidad para maximizar el potencial de quien vive este proceso de aprendizaje.

Ahora hago la siguiente aclaración: un Coach no da “Coacheaditas”, es decir, no corrige, tampoco hace el papel del jefe y mucho menos el papel de mamá, papá o maestro. Lo que, sí hace, es acompañar al cliente en un rol en el que le ayuda a despertar conciencia, responsabilidad, promueve un cambio de observador, autoconocimiento y automotivación, con el fin de estimular la creatividad para que diseñe acciones que lo lleven a dónde quiere, pero será el cliente el que con su compromiso trabaje con los recursos con los que cuenta para conseguir lo que se propone alcanzar.

¿Cuándo?

En todos los casos, llamase Coaching ejecutivo, de equipos u organizacional, es de suma importancia, contemplar el tiempo, ya que el Coaching es un proceso creativo. Estos dos elementos tiempo y creatividad son importantes para ser considerados por la organización y deberán otorgar y respetar el tiempo que el ejecutivo destinará para vivirlo.

¿A quién?

El candidato de Coaching debe contar con características que le permitan conseguir lo que se propone en este proceso y la organización también las debe tomar en cuenta para que su inversión tenga retorno.

Las características son: voluntad de cambiar, abierto a diferentes perspectivas e ideas, humildad, inteligencia emocional, compromiso y potencial.

En algunas ocasiones, las empresas se equivocan al seleccionar el tipo de proceso para el candidato, ya que en lugar de un proceso de Coaching lo que en realidad requiere es: mentoría, formación o consultoría. Por el otro lado, están los Coaches que no tiene la experiencia para determinar qué es exactamente lo que el ejecutivo necesita.

¿Y el Coach qué?

Definitivamente un Coach profesional es aquel que se ha formado en una institución seria, de ser posible en una escuela acreditada por la International Coaching Federation, así al menos podrá demostrar un estándar en relación con las competencias de Coaching y se apegará al Código de Ética, demostrará las horas de experiencia haciendo Coaching en el ámbito organizacional y brindará un modelo claro que sea compatible y alineado a las necesidades del cliente, así como también, su estilo y personalidad.

Para terminar, les comparto que como Coach no hay nada peor que acompañar a un cliente de Coaching que parece que escucha, que acuerda lo que hará, para finalmente no hacer nada diferente de lo que ya viene haciendo, pero, aun así, no es una “Coacheadita” lo que necesita, si es que nos queda claro lo que eso significa.

 

AIRAM SÁNCHEZ SANTOS
Acreditada como Professional Certified Coach (PCC) por la Internacional Coach Federation. Airam tiene un estilo integrador en el que ayuda por medio de sus conocimientos y experiencia a fortalecer las competencias de sus clientes y a abrir su mente a nuevos estilos de aprendizaje para establecer una relación sinérgica entre sus objetivos personales, los del equipo y de la organización. Cuenta con 2,500 horas de práctica de Coaching, estudios en Comunicación y Maestrías en Administración y en Educación, así como diversas certificaciones internacionales en Coaching: ejecutivo, equipos, Supervisión en Coaching, Mentor Coach, Programación Neurolingüística, Neurociencias, Certificada en diagnósticos DISC, Motivadores, Axiología e Inteligencia Emocional, lo que ha permitido enriquecer su práctica.

 

 

09 de Septiembre del 2021

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *